Sabores

[ Volver ]

Urban Ándele, la elegancia de los sabores y los colores de México

27/01/2017 - Jordi Rueda / NoticiasClave.net

Urban Ándele, la  elegancia de los sabores y los colores de México Lorenzo Rodríguez, en el Urban Ándele. Foto: © Noticias Clave.

Comer o cenar en el Urban Ándele, inaugurado hace unas semanas en la calle de París junto a la de Casanova, en Barcelona, es cosa seria.

Los sabores de la comida mexicana tradicional y contemporánea, que se elabora con mimo en su cocina, infunden optimismo que se acrecienta al escuchar, de fondo, canciones tan buenas como las de Natalia Lafourcade, entre ellas las excelsas versiones que hizo unos cuatro años atrás de temas de Agustín Lara, tan alejadas de los patrones al uso.

El restaurante está decorado con gusto, tiene buenos vinos, españoles y mexicanos, excelentes margaritas y micheladas, y cuenta con una amplia selección de tequilas y también con algunos mezcales para los que quieran acabar la comida flotando de felicidad.

El comensal puede ser aficionado o no a las cocinas mexicanas, pero en el Urban Ándele no probará ningún plato que no merezca el sobresaliente. Ensaladas, quesadillas, enchiladas, tacos, tortillas, verduras, quesos, emparrillados, arrolladitos, cazuelitas de cochinilla pibil, de puntas de filete al huitlacoche y de pollo al chile chipotle,  con frijoles, con arroz… constituyen la esencia de una experiencia gastronómica divertida en un ambiente distinguido y a la vez relajado.

Nada está de más en la carta y en los menús del Urban Ándele y su decoración no incurre en  folclorismos kitsch, tan habituales en  los  restaurantes temáticos. Bien al contrario, sus alegorías al gran país norteamericano, como un mural que ocupa toda una pared del suelo al techo, reproduciendo pinturas de Diego Rivera y otros artistas o la exposición de tequilas y mezcales en las estanterías del bar, son mesuradas y elegantes.

Y si la comida es buena, la música que suena, a un nivel acústico justo, nada molesto para comer, es magnífica, no en vano el empresario es Lorenzo Rodríguez, quien fue director del legendario Rockola madrileño, donde se consagraron tantos grupos de la movida  y donde podría decirse que el cantautor Joaquín Sabina se hizo roquero. Fue precisamente de la mano de Sabina como Rodríguez se introdujo en la restauración mexicana, pues ambos fueron socios en un primer local, en Madrid. Después, ya en Barcelona, y con la colaboración de su esposa, nacida en México y de familia catalana, puso en marcha los Ándele, restaurantes que se ubican en la Illa Diagonal, en la calle Santa Fe, en el centro comercial  Arenas, de la plaza España, o el Ándele Diversia, en Alcobendas (Madrid), todos con gran éxito.

Ahora, el Urban Ándele pone un guinda de calidad a un trabajo bien hecho  que ha sido afinado por la experiencia acumulada desde la apertura del primer local, en el año 2000.

Su singular oferta gastronómica y ambiental es, además, muy asequible. Una comida puede salir por unos 25 euros por persona y los mediodías laborables hay un menú a 12,90.  La experiencia es de las que invitan a la repetición.

¡Ándele!

 
Go to top of page
En cumplimiento con Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas. Acepto + info