Opinión

[ Volver ]

Copiar y crear

24/06/2006 - Editorial de CLAVE Profesional. Julio-agosto de 2006

Copiar y crear

El solsticio llegó acompañado. El mismo 21 de junio se vendió Vale Music a Universal Music Group. Es, con toda probabilidad, la operación económica más importante de la industria musical española en los últimos años.

El 22 se aprobó, por fin, la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) con reacciones encontradas, aunque, en el sector, predominan las positivas.

Los productores fonográficos han visto suprimidos los derechos de comunicación pública y Promusicae se quejó, en seguida, de ello y de que se consagre la copia privada.

La misma semana se presentó al Anuario SGAE 2006, que ya es una herramienta fundamental (su primera edición fue en 1999) para analizar la evolución de las industrias culturales en el mercado español.

Sus datos reflejan que se ha tocado fondo en la crisis de la música grabada. Es decir, que podría volver a crecer pronto. Pero, también, que afronta un problema enorme para su difusión: las grandes cadenas de radio han dado la espalda a las novedades. Con ello, si había pocos lanzamientos, aún habrá menos o con menos salida. Interesante, al respecto, la OPINIÓN CLAVE (véase) de Miquel Àngel Sancho, presidente de Blau que se siente impotente para dar a conocer al interesantísimo grupo mallorquín Antònia Font, por ejemplo, en el conjunto de España. No lo radian. Es local.

El mismo día 23, un suplemento del diario El País, EP3, publicaba un amplio reportaje sobre el copyleft titulado ‘Izquierda de autor’.

Vaya. ¡El copyleft es de izquierdas! ¿Porque es nuevo? ¿Porque permite la copia autorizada?

Su novedad, como sistema legal, es real, pero no como proceso artístico: todo creador empieza copiando (como los niños imitando) para buscar su expresión personal. Copiar y crear, no obstante, no es lo mismo que copiar y pegar', eso que hacen quienes no tienen talento para más.

Claro, que tal como están las posibilidades de difundir música nueva por las vías de siempre, la Red, además de atesorar virtudes infinitas, será un medio de elección.

Cada vez hay más músicos que quieren vivir de la música. Que crean música y quieren difundirla. Muchos lo harán, acogidos o no a licencias copyleft, gratuitamente en la Red.

Después, ya profesionalizados, tal vez busquen otros sistemas para controlar su obra.

El copyleft es una opción, la admitan o no las entidades de gestión tipo SGAE, y aparece en un momento clave de la evolución de la comunicación. Su expansión, o la de otros sistemas, no debe ir en beneficio de los grupos económicos o de las empresas que desean manejar contenidos sin pagar por ellos. Ni de los que fantasean en ser artistas sin serlo y, a la vez, vender como propia la obra de los demás.

Los que abusan del copiar y pegar, difícilmente serán capaces de copiar y crear.

 
Go to top of page

© 2003-2022 Noticias CLAVE · (+34) 931 291 454 ·

En cumplimiento con Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas. Acepto + info